Home
POLÍTICA Y DEMOCRACIA

Futuro del Código de Policía en Bogotá

El 1 de julio entrará a regir el Código de Policía y Convivencia en todo el país. La administración de Bogotá ha dado importantes avances para su implementación.

Futuro del Código de Policía en Bogotá
En la mesa sobre la implementación del código participaron Luis Guillermo Plata, presidente de ProBogotá, el concejal Horacio José Serpa; Aníbal Fernández de Soto, viceministro de Defensa; Mayor General Jorge Enrique Rodríguez, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional; Miguel Uribe Turbay, Secretario de Gobierno; Marcela Prieto Botero, directora de Foros Semana; Alejandro Peláez, subsecretario de Justicia de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia; el senador Germán Varón; la concejala Gloria Díaz y el experto Jairo Libreros.
Ante la entrada en vigencia del nuevo Código de Policía, la Alcaldía de Bogotá ha fijado tres prioridades: garantizar los recursos para ampliar la capacidad institucional, promover una cultura ciudadana de respeto para mejor la convivencia, y articular su implementación en armonía con los derechos civiles y el debido proceso. En los últimos meses, las secretarías de Gobierno y de Seguridad, Convivencia y Justicia avanzan para preparar a la ciudad.

En el foro ‘Un código para la convivencia ciudadana’, que se realizó el 24 de mayo en Bogotá, Miguel Uribe, secretario de Gobierno, dijo que el futuro del Código de Policía depende de fortalecer la capacidad institucional y la cultura ciudadana. “Estamos fortaleciendo a las autoridades para aumentar la capacidad de control y respuesta. Hemos promovido una cultura de respeto en la que es fundamental el papel activo de la ciudadanía. Desde el gobierno distrital garantizamos los derechos, pero también somos conscientes de la necesidad de promover los deberes. Si todos ponemos, todos ganamos”, aseguró.

En cuanto a la capacidad institucional, la administración Peñalosa mostró el trabajo que se ha está haciendo para la implementación del código, como el aumento del número de inspectores de Policía, mejorar la dotación física y tecnológica de las inspecciones locales y la capacitación a cientos de funcionarios. De igual forma, para mejorar la convivencia, la administración priorizó el trabajo en las seis conductas más recurrentes que la están afectando, como son las riñas, la contaminación auditiva, las basuras, la contaminación visual, el vandalismo, hurtos y los colados en TransMilenio; mientras que para reducir el riesgo de violencia, se está priorizando en atacar el consumo de alcohol, porte de armas, riñas, desacato de órdenes de Policía, porte de sustancias prohibidas, entre otras.

En el frente de cultura ciudadana se han realizado más de 3.000 cursos pedagógicos con enfoque restaurativo que buscan resaltar los costos ocultos del irrespeto a las normas de convivencia y a los derechos ajenos. Y en el plano regulatorio, la administración está trabajando con las autoridades nacionales y locales en su reglamentación e implementación, para que las normas del Código sean claras para las autoridades y la ciudadanía.

De igual forma, se mostró cómo la administración Peñalosa está realizando varios pilotos. El primero ha sido en TransMilenio, donde se han adelantado cursos pedagógicos en los nueve portales sobre convivencia y el buen uso de la infraestructura. El segundo tiene que ver con cursos pedagógicos en las 11 casas de justicia, en donde se instruye sobre lineamientos de funcionamiento del sistema y las implicaciones de este comportamiento. El tercero está enfocado en el tema de basuras: los infractores han participado de programas comunitarios enfocados a la mejora del ornato público. Y el último piloto es ‘Farra en la buena’, estrategia para reducir las riñas asociadas con el consumo de alcohol.

Para Alejandro Peláez, subsecretario de Acceso a la Justicia, uno de los desafíos es convencer y demostrar a los ciudadanos que el código no es una medida represiva. “El código se tiene que articular con la conducta de los ciudadanos, la cultura ciudadana y la convivencia”, señaló.

En el foro, organizado por la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia de la Alcaldía Mayor de Bogotá, y Foros Semana, se destacó que aunque la administración lleva cerca de un año coordinando estrategias con la Policía para la implementación del código, es necesario vincular a Asobares, Fenaltiendas y Fenalco porque a través de ellos se mide la efectividad y la aplicación de la norma, así como las falencias y aspectos a mejorar.

NOTAS RELACIONADAS

* Agenda del foro Un código para la convivencia ciudadana
*Código de Policía espera reglamentación
* Foro completo vía youtube