Home
DESARROLLO SOSTENIBLE

Cambios a las compensaciones ambientales

El manual vigente establece cuánto, dónde y cómo compensar. Aún así, debe mejorarse el sistema de seguimiento, monitoreo, fortalecer el trabajo institucional nacional y regional.

Cambios a las compensaciones ambientales
En el foro ‘Compensaciones ambientales: retos y oportunidades’, realizado por EPM, Foros Semana y Semana Sostenible, el 22 de junio en Medellín, se analizó el alcance de esta herramienta que permite reparar y retribuir a las comunidades, territorios y medio ambiente por los impactos de un proyecto o actividad y se propuso que las autoridades ambientales ajusten el actual sistema a nivel nacional y regional para fortalecer el trabajo entre diferentes instituciones.

Entre los cambios planteados están fijar tiempos de evaluación, seguimiento y monitoreo de las compensaciones, ajustar los cronogramas con los proyectos de infraestructura, aclarar cuándo, dónde y cómo invertir de manera agregada en estrategias de país. Además  de generar portafolios de compensación nacionales y regionales, regular e implementar a corto plazo iniciativas como Bosques de Paz, pago por servicios ambientales (PSA), bancos de hábitat y carbono neutro, entre otros.

Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, se han acumulado 1,5 billones de pesos producto de las obligaciones ambientales de diferentes sectores. Estos recursos no se han podido invertir por lo que son clave las modificaciones regulatorias.

Para el ministro Luis Gilberto Murillo, “aunque los mecanismos de compensaciones son novedosos, hubo una concesión reduccionista planteada para un periodo corto, por lo cual no se está cumpliendo el objetivo”.

Hoy programas como BanCO2, Bosques de Paz, bancos de hábitats, carbono neutro, Visión Amazonía y Visión Pacífico Sostenible impulsan las compensaciones ambientales en Colombia. El ministerio lidera Bosques de Paz, iniciativa nacida en Granada (Antioquia) para impulsar acciones en pro de la conservación de la biodiversidad, generar empleo, fomentar el desarrollo social y contribuir a la reconciliación e integración de excombatientes y comunidades locales para recuperar los ecosistemas.

Por su parte, BanCO2, que hace parte de pagos por servicios ambientales, trabaja por proteger el medio ambiente al compensar económicamente a las familias vinculadas. Allí las corporaciones autónomas regionales como Cornare, Corantioquia y Corpourabá, entre otras, tienen un papel fundamental en la implementación y sostenibilidad. Aunque existen indicadores de seguimiento de su efectividad, es necesario difundirlos y ajustar la herramienta para obtener mejores resultados.

EPM espera cumplir la compensación de 18.000 hectáreas y, según Jorge Londoño de la Cuesta, gerente general, la meta para 2025 es operar carbono neutral y proteger 137.000 hectáreas adicionales a las 45.000 que hoy tiene la empresa. Esto equivale a hacer una inversión cercana a los 2,7 billones de pesos.

Sobre las obligaciones y las estrategias voluntarias, Mauricio Aguilar, presidente de la Red Nacional de Restauración, indicó que estas se deben articular a las metas de recuperación de zonas degradadas establecidas en el Plan Nacional de Restauración, a las acciones de conservación formuladas e implementadas por los actores de los territorios en zonas rurales y a las estrategias de compensaciones urbanas.

La Asociación de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible (Asocars), el Sistema Nacional Ambiental (Sina), Parques Nacionales Naturales y empresas públicas y privadas, entre otros panelistas del foro, coincidieron en la necesidad de generar y fortalecer las alianzas intersectoriales para impulsar las iniciativas.